lunes, 10 de febrero de 2014

Saltándonos la identidad digital a la torera.


En todas mis clases transmito la misma idea a mis alumnos: Crearse una identidad digital es fundamental para poder tener una proyección controlada en internet. Una buena identidad digital te permite navegar por la red dejando una estela de información de forma consciente, que a la larga generará una buena reputación online que te permitirá crearte una marca personal interesante y de confianza. 

Pero todos somos humanos, y una vez que nos creamos nuestra identidad digital con miras hacia el público, perdemos parte de nosotros mismos. El ser humano necesita a veces tener sus momentos de despotrique o de confesar que se siente mal, además de recargarse las pilas del conocimiento. Si esto lo hacemos en Facebook y ajustamos la privacidad al final solo haremos que se enteren los familiares o amigos, con las consecuentes preocupaciones que les causamos; y en Twitter se entera todo el mundo, literalmente. Así que al final terminamos por no compartirlo. No puedo evitar recordar una frase que dijo una vez una amiga mía en Facebook, precisamente: "El Community manager siempre tiene que estar feliz en la red". Datos de varios estudios indican que generan más tráfico los mensajes positivos en las redes sociales que los negativos. Mucha gente que conozco dice que las redes sociales además de ser espacios para compartir muy potentes, son también lugares hipócritas donde todo el mundo es amigo del otro y nunca sale ninguna víscera humana, y si ésta sale el usuario es tachado de ñoño o de poco interesante. 

Todos somos community managers de nosotros mismos, algunos más descuidados que otros, algunos con estrategia y otros guiados por la serendipia, algunos cuando pueden... pero siempre comunicamos algo nuestro. La gran ventaja es que siempre va con nuestra identidad pero muchas veces necesitamos simplemente gritar al cielo pensamientos privados que queremos compartir. Nos vemos condicionados por la identidad digital y de ahí que muchas personas se creen cuentas bajo pseudónimos sin revelar quiénes son de verdad. 

Ahora hay ya una red social que permite hacer esto de manera mundial, en donde compartir imágenes representativas con pensamientos y deseos personales, sin revelar la identidad. Ésta se llama Whisper y está disponible para IOS y Android.  

Esta información la he recuperado del blog de Dolors Reig, que siempre leo atentamente y del cual saco muchas ideas. En este caso me animé a probarla y mi experiencia es muy positiva. La app te manda crearte un usuario con una mini contraseña, que me costará recordar porque es super pequeña y sencilla. El nombre de usuario no aparece en tus mensajes, lo que sí hay que tener mucho cuidado es en poner la ubicación: si vives en una ciudad grande es complicado que alguien sepa que eres tú quien escribe pero... si vives en un pueblo con un par de pistas aunque no seas Sherlock Holmes acabarás sabiendo de quién se trata y se terminó el trampantojo. 

El enlace del artículo de Dolors es el siguiente: 
http://www.dreig.eu/caparazon/2014/02/07/secret-wishpers-sociedad-aumentada/ 

La red social Whisper tiene una apariencia muy similar a Pinterest, ya que la imagen lo es todo. Pero podemos incluir texto sobre ella de manera sencilla. Tiene un simple editor de texto que nos facilita algunas fuentes distintas y podemos elegir una imagen por defecto, otra de nuestro dispositivo o fotografiar algo en el momento. Además, genera trending topics, como en Twitter, para tomar un poco el pulso a tanto mensaje visual anónimo. 

Encuentro muchas utilidades educativas para esta red social, sobre todo referidas a la importancia del ser humano en un mundo globalizado, a la educación emocional, concienciación sobre la identidad digital,... Lo que no tengo claro es la edad mínima de esta aplicación, ya que en su página web no figura ningún dato sobre ello. A mí personalmente no me preguntaron la edad, simplemente tuve que poner un usuario y dos veces la contraseña, que además tiene solo 4 números. 

Me está gustando, pero veré si cala en mí y si necesito de ella. Más adelante crearé otro post solo de esta red poniendo mi experiencia. 

Hay otra red social que recomienda Dolors Reig que es la de Secret. Parece ser que es lo mismo que Whisper pero como si la redujésemos de mundial a nuestros contactos. Me recuerda un poco al típico juego de adolescente de enviarnos notitas sin firmar sobre el chico que nos gustaba... No la he podido probar porque por mucho que busco la app no la logro descargar (seguiré intentándolo, ya que me manda al Store estadounidense pero no me lo carga). Indagando en su página web he podido ver que no está disponible de momento en España, solo en Estados Unidos y Canadá. 

Creo, pero me gustaría saberlo de verdad, que al final en esta red todos acabarán sabiendo quién comparte qué, ya que entre amigos nos conocemos... pero puede tener aplicaciones educativas muy interesantes para hacer ejercicios de educación  emocional en redes sociales y la importancia de la identidad digital en el ser humano. Creo que ayudaría mucho en el paso previo a meter a los niños en las redes sociales, ya que al principio no se ven violentados a compartir con su identidad, y pueden probar qué se siente en el anonimato siempre guiados por el profesor. Así desarrollarían hábitos y valores positivos en cualquier red social. He revisado un poco su trastienda y me he encontrado con: 
- los datos se guardan en los servidores de Google. (Uno de los creadores ha sido ingeniero en Google)
- no especifica la edad mínima para usarlo. 

Yo de momento serguiré con mi experiencia en Whisper, que es la red social de estas dos anónimas disponible en España. Os iré contando. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres puedes escribir aquí cualquier idea que quieras aportar al respecto de las entradas.